Código Orgánico Integral Penal: El Impulso para una Justicia moderna y ágil

La actual estructura del estado ecuatoriano  plantea una gran necesidad: tener  normativas que definitivamente sean una herramienta para terminar con la impunidad; las leyes que hoy rigen al país presentan vacíos y no están adaptadas a los requerimientos presentes.

Por muchos años no se ha estructurado una normativa técnica que defina las necesidades de justicia de los ecuatorianos, afortunadamente esta situación ha dado un giro radical a partir de la llegada al poder del Gobierno de la Revolución Ciudadana, que entendiendo esta problemática, planteó un nuevo código penal que integre en un solo documento gran parte de los elementos judiciales y se adapte a la constitución del año 2008.

El paso fundamental para este cambio fue remitir desde el poder ejecutivo a la asamblea nacional, el Proyecto de Código Orgánico Integral Penal. De inmediato el Proyecto fue tratado por la Comisión de Justicia y Estructura del Estado, que ha sistematizado, organizado y ampliado el debate de este cuerpo legal.

En este proceso ha sido evidente la colaboración y apoyo fundamental del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, liderado por la Ministra Johana Pesántez, que junto con el equipo técnico de esta Cartera de Estado, activa y positivamente ha apuntalado esta labor.

El Ministerio de Justicia tiene como objetivo principal “velar por el acceso a una justicia oportuna, independiente y de calidad, promover la paz social, la plena vigencia de los derechos humanos, el ejercicio de cultos y su regulación, mejorar la rehabilitación y su reinserción social en las personas adultas privadas de libertad y el desarrollo integral en adolescentes en conflicto con la ley penal, mediante normas, políticas, programas, proyectos y actividades  coordinadas con las instituciones relacionadas”.

Por este motivo ha seguido y muy de cerca el desarrollo, tratamiento y el  debate de este código en los tres libros que plantea este proyecto: la infracción penal, el procedimiento penal y la ejecución de las penas y medidas cautelares. La nueva justicia que se estructure en el país dependerá en gran medida  de la correcta aplicación de este Código.

Actualmente continúa el debate al interior de la asamblea nacional de este proyecto de ley, y se espera que un plazo que no rebase el 2013 se apruebe esta normativa. Un requerimiento básico de la ciudadanía para fomentar una verdadera justicia y el buen vivir.