Saltar al contenido principal

Es necesaria la política de prevención de violencia contra las mujeres

Rosana Alvarado, ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, participó en el Foro por la construcción de la Ley Orgánica de Prevención de la Violencia contra las Mujeres, en la Asamblea Nacional. En su intervención abordó los retos y desafíos de la política pública por la Ley de Prevención de Violencia contra las Mujeres.

Es importante construir la ley, pero debemos reflexionar. “La agenda política de igualdad y la Constitución del 2008 están vinculadas al compromiso de eliminar todas las formas de discriminación. Me parece que es fundamental recordar el momento constituyente y a partir de eso recordar la reflexión sobre la igualdad”, sostuvo la Ministra.

"Una llamada de auxilio puede constituir la diferencia de atender a una mujer o después ocuparse de su cadáver”.

Recalcó que en ese contexto se instituyó un sistema basado en tres pilares. El primero, la protección liberal a la igualdad formal; el segundo que garantiza condiciones mínimas y necesarias para alcanzar la igualdad real y material; el tercero que proscribe toda forma de discriminación.

“En este sentido la Constitución reconocen la igualdad jurídica que abarca tanto el derecho que todos los seres humanos tenemos a recibir el mismo trato en las normas como la igualdad ante la ley en la aplicación del derecho”.

El problema del modelo primario de igualdad formal radica en que no toma en cuenta ni las diferencias biológicas, ni las desigualdades sociales. “En definitiva, no toma en cuenta la historia”.

Sobre este principio para conseguir la igualdad es importante actuar sobre las condiciones reales en las que viven y se desarrollan las personas y asegurar que puedan cubrir directamente o con la intervención del Estado de las definiciones de las políticas públicas, sus necesidades básicas y acceder a las oportunidades sociales que les fueron denegadas o disminuidas.

“Cuando incorporamos la igualdad real en la Constitución estuvimos conscientes de que muchas veces para conseguir un resultado igual se requiere de un trato diferenciado, se introdujo como criterio general el tratar a las personas en función de sus condiciones, de sus necesidades y de sus expectativas”, agregó.

Sobre este aspecto la Ministra de Justicia expresó que es relevante cuando se trata de las mujeres y a las niñas, particularmente cuando estamos hablando de las personas de diversa condición sexogenérica. “Por eso existe la necesidad de reconocer como válidas y de proteger como necesarias todo el catálogo de acciones afirmativas que se reconocieron y se incorporaron en la Constitución”.

 

Formas de violencia

Con respecto a la nueva que ley que se construye, la Secretaria de Estado argumentó que es menester establecer un sistema de protección integral contra todas las formas de violencia cometidas contra las mujeres y las personas que históricamente han estado sometidas al poder patriarcal.

“Se debe incluir formas de violencia que hasta este momento no han sido consideradas en la legislación: patrimonial y simbólica, además de la física, psicológica, económica y la espantosa violencia sexual. Creo que las mujeres estamos sometidas, nos ataca absolutamente a todas”.

Los datos empíricos dan cuenta que la violencia afecta más a los niños y niñas de entre 5 a 11 años, a los que tienen un origen afrodescendiente, y a los que viven en zonas rurales. También hay otros datos que nos dicen que la violencia pasa de una generación a otra.

Cifras

La Ministra señaló que cerca del 40 % de niños golpeados por sus padres provienen de hogares también fueron víctimas de violencia en su niñez. Más del 70% de las niñas y de los niños en el Ecuador se relacionan con los adultos a través de la violencia física.

Citó estudios que demuestran que en América Latina y el Caribe las formas de violencia se reflejan en lo doméstico, escolar, comunitario y social. El principal factor de riesgo para los niños es que sus progenitores sufrieran el mismo trato anteriormente. Se estima que el 50 % de los adultos maltratadores fueron maltratados en su infancia (en edades de 3 a 10 años).

La población gravemente afectada por la violencia machista y patriarcal corresponde a las minorías sexuales o grupos LGTBI y los datos aún son todavía tendenciosos, mentirosos y falsos, destacó Alvarado.

Dijo que los ejes trazados como plan de acción del Plan de Erradicación de la Violencia de Género son insuficientes. Eso se evidencia los datos.

“Es necesario la expedición de una ley integral que asegure los derechos y la institucionalidad en correspondencia con los objetivos del Plan. Es urgente la expedición de una Ley, pero no para la creación de la institucionalidad sino para articular de manera inteligente lo que existe en este momento a partir de la transversalización del principio de igualdad y de no discriminación.”

 

Dispositivos de geoposicionamiento

La Ministra detalló sobre las medidas implementadas y que reflejan resultados. Además de líneas telefónicas de auxilio inmediato, la utilización de dispositivos de geoposicionamiento, dispuestas por un juez para los agresores.

“Quiero recordarles que en el Ministerio de Justicia también tenemos estos dispositivos para que las mujeres tengan a tiempo solicitar la colocación cuando crean que pueda estar en peligro su integridad. Colocado a un bíper, a una llamada de auxilio puede constituir la diferencia de atender a una mujer o después ocuparse de su cadáver”.