Saltar al contenido principal

Autoridades y sociedad civil de Galápagos se comprometen a trabajar “Por Una Vida Libre de Violencias”

San Cristóbal, provincia de Galápagos fue la sede del Acuerdo Nacional Por una Vida Libre de Violencias, donde autoridades locales y sociedad civil se unieron a la iniciativa del Gobierno Nacional impulsada por la Secretaría de Derechos Humanos y el Ministerio de Inclusión Económica y Social para trabajar conjuntamente “Por Una Vida Libre de Violencias”.

En el encuentro se trataron 3 ejes de acción: prevención de las violencias, transformación de patrones socio-culturales y corresponsabilidad del cuidado humano; fortalecimiento de los sistemas especializados de protección integral de derechos y redes de apoyo sociales y comunitarios; acceso a justicia, promoción y restitución de los derechos de las víctimas.

Cecilia Mena, representante de la Secretaría de Derechos Humanos indicó que este Acuerdo es una oportunidad de promocionar en varios territorios las acciones, con los distintos actores de la sociedad para prevenir y erradicar la violencia y señaló: «La desnaturalización es el primer paso para la prevención de la violencia, por eso es necesario trabajar articuladamente con todos para que desde los mecanismos locales logremos este objetivo».

Por su parte la ministra de Inclusión Económica y Social, Berenice Cordero dio a conocer que se prevé para fin de julio una Cumbre Nacional de Justicia, con el objetivo de transformar positivamente las prácticas de las y los operadores y administradores para que exista acceso a la justicia y no impunidad.

Norman Wray, presidente del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos manifestó la importancia de contar con Sistemas de Protección local para atender a víctimas de violencia mediante profesionales especializados que brinden acompañamiento y terapias psicosociales.

Esta el decimó quinta cumbre territorial que se realiza con la finalidad de desnaturalizar las violencias, promoviendo la corresponsabilidad, el ejercicio de los derechos, y el trabajo conjunto para lograr una cultura de paz en Ecuador.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *